Caso Particular en Barcelona

En un pueblecito encantador de la provincia de Barcelona, está ubicada esta casa maravillosa, donde tengo el placer de compartir mi vida con mi familia. Lo excepcional es su ubicación con vistas al Parque Natural de la Mola, su entorno es perfecto, el ciclo de la vida fluye a su alrededor.

La casa hoy es perfecta, fluyendo en equilibrio entre el Yin-Yang. Aunque en un principio no fue así, como todos los emplazamiento manifestó su  50% negativo y 50% positivo.

Antes de aplicar el Feng Shui, sufrí dos abortos, un cese de empresa y mobbing en el trabajo.

En un principio puede parecer que una casa tan bonita no me traía nada bueno. Todo lo contrario, al conectar con su energía y sus necesidades me di cuenta que, éstas, eran las mismas que las mías.

Hoy visto desde la distancia doy gracias a esta casa por ayudarme a crecer y hacer realidad mis sueños.

El proyecto se desarrolla a partir del diseño de un mueble colonial restaurado, en tendencia Vintage de estilo Francés-Italiano. Este mueble está orientado en el corazón de la casa.

Parece mágico ¿Verdad?. Lo primero que cure fue mi corazón. Poco a poco una cosa me llevó a la otra y este es el resultado.

El orden natural del Feng Shui fue equilibrando el entorno, su flujo energético se manifestó y activó todo el Chi energético. Hoy disfruto de los beneficios del Feng Shui abiertamente. En esta casa han nacido dos niños preciosos y sanos, he vivido la transformación en mi vida profesional. Hoy a través de mi experiencia ayudo a otras personas a conseguir sus sueños, tal como lo hice yo con los beneficios y energía Feng Shui.

La energía del Feng Shui le aporta dulzura, sabiduría, aceptación. De esta manera lo que empezó por incorporar un nuevo mueble en el corazón de la casa, acabó mostrando su gran belleza, el 50% negativo se armonizo transformando esa energía en positiva y productiva. La casa creció y sus habitantes también.